La atmósfera terrestre se divide en cinco capas; a excepción de un puñado de astronautas habitando la Estación Espacial Internacional (ISS), la enorme mayoría de las actividades humanas se desenvuelve en la capa más cercana a la superficie, denominada tropósfera.

Al ascender a través de la tropósfera, la temperatura baja gradualmente hasta llegar a la tropopausa, zona de transición que marca el límite inferior de la siguiente capa, llamada estratósfera. A esa altura, la presión atmosférica es unas mil veces más debil que la registrada al nivel del mar, y no es inusual que allí se experimenten temperaturas de -40 a -60 grados Celsius.

La estratósfera abarca desde los 10 hasta los 50 kilómetros de altura, y una de sus características más interesantes es que contiene a la capa de ozono, que nos protege de la radiación ultravioleta del Sol. Las moléculas de ozono absorben la energía de los rayos solares, y al descomponerse aportan calor a la atmósfera. Por eso, a medida que se asciende a través de la estratósfera, el descenso de la temperatura observado en la tropósfera se revierte gradualmente. De todas formas, la mayor parte de la estratósfera sigue siendo un entorno extremadamente frío, cuya temperatura oscila entre los -15 y -25 grados Celsius.

Las condiciones generales en la zona media de la estratósfera, a unos 30 kilómetros de la superficie terrestre, son parecidas a las que experimenta un satélite o nave espacial en órbita baja terrestre. Las temperaturas son extremas, la presión es bajísima, el cielo es de color negro y se aprecia claramente la curvatura de la Tierra. Se trata de una zona dinámicamente estable, ya que se encuentra a una altura equivalente a tres veces la que alcanzan los aviones comerciales, y no se producen los fenómenos de convección térmica propios de capas inferiores de la atmósfera, ni procesos relacionados como las turbulencias atmosféricas.

Ese será el destino final de las misiones de Espacio Cercano. De manera sistemática e incremental, cada una pondrá a prueba el desarrollo de sistemas electrónicos de comunicaciones, robótica aplicada y los más diversos experimentos científicos.